Imagínate que tuvieras una fórmula segrega para progresar tu desempeño en cualquier deporte. Para poder disfrutar de este deporte es importante perder el miedo a las caídas. De ahí que es bueno tener un buen equipo básico de protección, es decir, rodilleras, coderas, muñequeras y casco”, recomienda el entrenador de Roller Madrid Otro de los requisitios fundamentales para iniciarse es memorizar como mantra otra necesidad: la de dedicar quince minutos al calentamiento antes de cada una de las sesiones. ¿De qué forma? Trabajando la movilidad articular sin patines y después con ellos con desplazamientos cara delante, hacia atrás y cambios de dirección.

En una disciplina como el Trail Running la superficie pasa a ser un factor inestable: tierra, barro, piedras, agua, ripio, césped. Es por ello que se deben respetar las progresiones y los tiempos de adaptación: después de generar el patrón de movimiento conveniente se puede reiterar en una base inestable.

Es el centro de gravedad del cuerpo, hace de link entre el tren inferior y el tren superior y, por consiguiente, es clave para desarrollar el equilibrio, la estabilidad y la coordinación. Por servirnos de un ejemplo, para efectuar el chut en fútbol es tan esencial tener bien trabajados los músculos del leño como el principal (los cuádriceps) el oponente, que en un caso así sería el core junto con los isquiotibiales. Otro caso: en un remate de cabeza con salto, no solamente los músculos de las piernas y el cuello serian agonistas; también el core acometería la función principal. Todo esto sería trasladado a cualquier clase de deporte actividad física”, nos comenta un experto en entrenamiento deportivo.

Animarse a practicar pilates no significa asignárselo a sus hijos como una más de sus tareas académicas. Nadie duda de las ventajas de esta técnica, no obstante disciplinas como la natación, fútbol baloncesto complementan los valores necesarios en niños menores de 12 años. Estos son: fuerza, flexibilidad, sentido de orientación, equilibrio, coordinación y capacidad aeróbica.

Planteamos 3 tipos de rutina que debes intercambiar cada semana conforme te señalamos más abajo. Cada semana debes adiestrar 3 días de fuerza y tres de carrera alternando cada género de adiestramiento. De esta forma, la primera semana, haz el plan A, el lunes y el viernes y el plan B el miércoles. La segunda semana, al revés, lunes y viernes el plan B y miércoles el plan A.

Quantcast