Un adiestramiento sencillo para edificar una base sólida. Intensidad máxima: 90-100 por cien , es el máximo esfuerzo que pueden tolerar nuestros órganos y músculos, se trata de un entrenamiento anaeróbico que debido a su dureza solo se puede aplicar en breves periodos de tiempos (menos de cinco minutos).

No deja de ser paradójico que, después de haber viajado por todo el mundo asumiendo riesgos, tenga un accidente en casa y entre amigos. Fue un día muy corriente en una ola de tamaño mediano. Digamos que a los surfistas con experiencia nos gustan las olas con poca profundidad. Cuanto menos cubre, más potencia tiene. Cogí una ola muy rápida y me hizo una suerte de zancadilla. Salí volando y me golpeé de manera directa en la cabeza con la arena, fracturándome una cervical con desplazamiento y una dorsal. En el momento, no sentía el cuerpo y perdí la visión. Por fortuna, 2 amigos me vieron y me sacaron del agua. Una vez en el centro de salud, me dijeron que había quedado muy cerca de tocar la medula. Con lo que sí, hubo mucha suerte.

Con esta manera de entrenar que puede ser aplicada por todos, se consigue reeducar los movimientos del atleta, mejora la eficacia neuromuscular y ayuda a prevenir las lesiones. Actualización en adiestramiento físico, funcional a la actividad, basado en el adecuado uso de los patrones motores con orientación al Running y a los deportes asociados a la carrera.

La Frecuencia Cardíaca de Trabajo perfecta la obtendrás tras realizar la fórmula de Karvonen que consiste en la resta de la FC máx. y la FC rep. por el porcentaje de intensidad más la Frecuencia de Reposo. Lo idóneo es dedicarle unos un par de días a la semana a estos ejercicios específicos con sesiones de unos 20-treinta minutos, intentando que sea antes del entrenamiento y nunca tras una sesión donde la fatiga sea elevada.

A continuación os voy a describir una sesión de cardio con picos de intensidad en la típica cinta de correr de cualquier gimnasio. Aunque voy a utilizar la cinta como un ejemplo, los mismos principios se pueden aplicar a una sesión en bicicleta estática, step remo. Lo primero es delimitar el término de intensidad. Para ello vamos a utilizar el ritmo cardiaco -la velocidad a la que late tu corazón (como cuando estás enamorada)- como referencia a lo largo de la sesión para valorar el nivel de estrés fisiológico del cuerpo, sea, la intensidad del esfuerzo. Para determinar tu zona de adiestramiento vamos a usar la próxima fórmula: cuanto más en forma estés, más veloz deberás correr a fin de que se te suban las pulsaciones. Si no estás en buenísima forma a lo mejor con sólo trotar ya se te disparan. Yo personalmente empleo lo que tiene por nombre la Percepción Subjetiva del Esfuerzo (PSE). Si estuvieses corriendo en una cinta te preguntaría cómo valorarías tu esfuerzo del 1 al diez.

Tal y como si fuera poco, el entrenamiento funcional pueden asistirnos a progresar en un deporte disciplina concreta, así como también, puede fomentar la restauración tras una lesión. Y lo mejor, es apto para todo tipo de personas. Entrenar debe suministrar el bienestar integral. Es importante cuidar la técnica y saber que siempre y en todo momento existe conexión entre cuerpo y psique.

Haz ejercicio de forma relajada, bajo el umbral aeróbico. Por servirnos de un ejemplo, puedes dedicar dos días de ejercicio suave a la semana. Al cabo de dos semanas, podrías subir a 3 sesiones semanales. A lo largo de unos cincuenta minutos debes ir a unas ciento treinta pulsaciones por minuto. Es un ejercicio muy suave y controlado, claramente aeróbico, y por lo tanto te ayudará a eliminar grasas. A fin de que no se te haga cuesta arriba, busca todas las motivaciones externas que puedas; por ejemplo, queda con alguien adiestra con tu música favorita.

Quantcast