Convertir tu salón en un gimnasio no tiene por qué suponer un gran desembolso para el bolsillo. Hoy vamos a tratar un tema tradicional, el del plan de entrenamiento para comenzar a correr. En esta categoría solo vamos a incluir a la gente sedentaria, quienes no practican ninguna actividad física pero han decidido empezar a tratar su cuerpo y salud como se merecen. Por lo que no tendremos en cuenta a los que juegan 3 veces por semana a futbol sala con los amiguetes y que se han estrenado con las muy famosas carreras populares, porque el objetivo principal de este artículo es llegar a correr treinta minutos seguidos.

Buenísimas, Salva, mil gracias por el plan, jamás he sido de correr y me he animado por vez primera a correr medio en serio y me va muy bien. Mañana me toca hacer el primero de los días de la semana 9, voy prácticamente al día con los adiestramientos, a pesar de que el clima no ha ayudado mucho y creo que voy a lograr concluir el plan sin incidentes. Estoy usando un reloj con gps y pulsómetro para controlarme mejor, por el hecho de que ya tengo una edad y un peso interesantes (43 años y 92 Kg). Me encuentro genial, he evitado lesiones y dolores que creí que me iban a condicionar (rodillas en las primeras semanas), pero estoy preocupado por dos cosas.

Buenas David. Cuando llevas más tiempo corriendo, sí, de 4 a seis días sería lo mejor conforme el tiempo que tengas, mas para el que empieza tres días por semana es lo mejor para ir habituando al cuerpo y para ir motivando a seguir. Si de entrada ponemos cinco días por semana, basta que se salte uno para no apreciar seguir con el plan. 3 días está realmente bien para pasar de no hacer nada a hacer algo.

Sin contar a los corredores de élite, hay 2 tipos de corredores: los que solo salen a correr cuando pueden sin objetivo claro más allá de llevar un estilo de vida sana y aquellos corredores más competitivos que buscan superarse día a día y mejorar sus tiempos y distancias de carrera.

Elevación de piernas en tabla inclinada: sujétate con los brazos a la parte alta de una tabla inclinada, colócate con las piernas flexionadas. Extiende levemente las piernas, controlando en todo momento que no haya nada de hueco en la zona lumbar. Vuelve a la posición inicial.

Ejercitar tu cuerpo en su totalidad es la clave para progresar como corredor. Además de sumar quilómetros a tu cuenta, es preciso que robustezcas en general tanto la parte media, centro y baja de tu cuerpo, y esta rutina para hacer en casa te dejará conseguirlo.

Quantcast