Cómo Se Nutre El Músculo NUTRICIÓN Comienzo

Ana Morales — @anamorales_rom — Seguramente pienses -le ocurre a una gran mayoría- que el entrenamiento cardiovascular es la mejor alternativa fitness para perder peso. En todos estos casos serán necesarios los suplementos nutricionales que compensen la pérdida excesiva. Si se encuentra en alguno de estos grupos, consulte con un especialista acerca del suplemento más apropiado para . Todos los que deseen conocer los alimentos ideales para cada fase del entrenamiento para una competición específica.

A mayor duración de la actividad física, mayor es la demanda de hidratos de carbono. Si una persona corre una hora, debería ingerir cerca de 30 gramos de hidratos de carbono, tanto en forma de alimentación como de bebida. Si hace dos horas de ejercicio, deberá ingerir 60 gramos… y así sucesivamente.

Magnesio – El contenido de magnesio en el cuerpo ronda entre los 20-30 g , más o menos un cuarenta por ciento de esta cantidad se localiza en las células musculares, un sesenta por cien en el esqueleto y tan sólo un 1 por cien en el fluido extracelular. 47 ​ se trata de un nutriente presente en numerosos enzimas siendo muy necesario en el proceso metabólico. Juega un papel muy importante en la transmisión neuromuscular Se ha detectado bajos niveles de magnesio en el plasma sanguíneo de atletas de resistencia, para su explicación se han elaborado diversas teorías. El pescado, la carne y la leche son pobres en magnesio, mientras que las verduras y algunas frutas como los plátanos, las setas , los arándanos y algunas legumbres son relativamente ricas en este mineral.

Lograr desarrollar una dieta para los periodos de entrenamiento, que sea conveniente y que deje hacer frente al agobio físico que representa el adiestramiento, aportando todas y cada una de las sustancias necesarias para conseguir una perfecta adaptación y facilitar una adecuada restauración entre las sesiones de entrenamiento.

Hidratos de carbono La principal fuente de energía del organismo de todo buen atleta. Asimismo son conocidos como glúcidos, sacáridos y azúcares y su ingesta ha de efectuarse con planificación a fin de que, en el momento de llevar a cabo el ahínco, el organismo disponga de toda el ‘combustible’ que necesita. De igual forma, si no son consumidos por el organismo pueden transformarse en grasas.