La suplementación deportiva es un nicho en apogeo. Los ejercicios anaeróbicos son habituales en los culturistas, quienes no procuran quemar grasas, sino utilizar el 100 por cien de su capacidad física en cuestión de segundos. Sus músculos producen tanto ácido láctico que terminan ganando un volumen descomunal.

Es necesario en la alimentación deportiva asegurar el aporte de hidratos de carbono, protenías, grasas, vitaminas y minerales conjuntado con una hidratación abundante. Un organismo recomendable nutrido y también hidratado promueve aspectos esenciales en el desarrollo del atleta como el desempeño, la resistencia y la velocidad.

Se realiza en colaboración con la NSCA (National Strength and Conditioning Association), una de las instituciones más prestigiosas en el ámbito del acondicionamiento físico y el entrenamiento a nivel del mundo. Tiene por objetivo velar por el rigor científico en el entrenamiento de fuerza mediante los mayores estándares de calidad.

El curso se realiza a través de la plataforma de Sala Virtual de Apta Vital Sport, la cual tiene todo el contenido del curso dividido en lecciones teóricas, clases en vídeo, material complementario descargable en PDF, ejercicios teóricos y prácticos, y exámenes parciales y finales.

Los suplementos deportivos son una ayuda para todo deportista preocupado por conseguir buenos resultados. Te ayudarán a prosperar el desempeño deportivo (velocidad, fuerza y movilidad), dan una recuperación más rápida y sostienen niveles energéticos adecuados para soportar adiestramientos duros e intensos.

Los carbohidratos que se almacenan en el músculo y en el hígado como glucógeno, son seguramente el substrato más importante de producción energía, y la fatiga al final del partido se puede relacionar con la disminución del glucógeno en ciertas fibras musculares. Va a ser suficiente que unas pocas fibras no se puedan contraer para que no se pueda correr tan de manera rápida, aun, para que se pierda esta habilidad. Los niveles de ácidos grasos libres en la sangre aumentan progresivamente durante el partido compensando parcialmente la progresiva disminución del glucógeno muscular.

Los primeros estudios de la dieta deportiva se efectuaron en los años 1920s para investigar la relación que existía en la resistencia al mantener a los deportistas en una dieta rica en carbohidratos, frente a otra rica en grasas. 2 ​ durante los años 1960s se realizaron diferentes estudios acerca de la compensación de glucógeno. 3 ​ Todos estos estudios revelan que el adecuado empleo de macronutrientes en la nutrición deportiva mejora las prestaciones de los atletas, y viceversa: un empleo no conveniente perjudica el rendimiento del ejercicio.

Quantcast